problemas digestivos

Seguro que alguna vez has sufrido problemas digestivos, si ha sido algo ocasional no deberías preocuparte, pero si las molestias estomacales se han vuelto algo cotidiano no deberías pasarlo por alto y acudir al doctor, algunos de estos síntomas pueden ser señales de un trastorno digestivo más grave que no ha sido diagnosticado. Una vez que el médico descarte alguna de las enfermedades del sistema digestivo podemos acudir a un nutricionista que nos aconseje para mejorar nuestra dieta y mejorar nuestra calidad de vida.

Ardor de estómago

También llamado acidez o reflujo, es esa sensación de que algo nos está quemado por dentro. Es uno de los problemas digestivos más habituales y es muy molesto. El ardor se produce porque el alimento que digerimos se escapa del estómago y llega al esófago, este reflujo que sube por el pecho y la garganta es lo que llamamos reflujo. Esta acidez puede provocarnos incluso tos, ya que la mucosa de la garganta no está preparada para los ácidos del estómago. La hernia de hiato es la enfermedad del aparato digestivo que suele provocar estos reflujos, pero hay algunos alimentos que pueden favorecen estos ardores.

Si sufres este trastorno digestivo te damos estos consejos para evitarlos:

– Duerme con la cabeza más alta que el resto del cuerpo, esto se consigue levantando un poco la cama a la altura del pecho para así no levantar solo el cuello, ya que eso puede ser molesto. Una manera de hacerlo es poner unos tacos de madera en las patas de la cama, así conseguiremos elevarla un poco.

– No te acuestes al poco tiempo de comer, lo ideal es que ya hayas hecho la digestión cuando te vayas a dormir, por lo que debes esperar alrededor de dos horas tras ingerir algún alimento.

Evita alimentos que favorecen la irritación. Hay comidas que provocan problemas digestivos, entre ellos una mayor acidez de estómago, si eres incapaz de eliminarlos de tu dieta puedes ingerirlos de forma ocasional. El tomate, los refrescos, el café, el vinagre, el alcohol y la comida picante están totalmente desaconsejados.

– No fumes. Sabemos que es un hábito difícil de dejar, pero entre los efectos perjudiciales del tabaco se incluyen los problemas digestivos como la acidez de estómago.

Gases

Uno de los problemas digestivos que sufre la mayor parte de la población son los gases del estómago, un trastorno que se sufre no solo por las molestias estomacales que conlleva sino por la imposibilidad de expulsarlos. Los gases del estómago pueden ser expulsados por la boca, en forma de eructos, o por el ano, llamados flatulencias.

Un exceso de gases puede ser causado por varios motivos: tragar demasiado aire al comer, ciertos alimentos más difíciles de digerir, medicamentos, y también depende de cada persona y su capacidad para expulsarlos. Hay alimentos que pueden provocarnos gases porque seamos intolerantes a ellos por eso es tan útil conocer cuáles son a través de nuestro test A200 de intolerancia alimentaria.

Este trastorno digestivo puede condicionar la vida de la persona que los padece y llega a causar dolor abdominal e hinchazón. A veces los gases son síntomas de alguna enfermedad del sistema digestivo como es la intolerancia a la lactosa.

gases

Si los gases son uno de los problemas digestivos que sufres puedes cambiar algunos hábitos para eliminarlos:

– Come despacio. A menudo tenemos poco tiempo para comer por lo que ingerimos los alimentos rápidamente sin ni siquiera masticar, parte del gas que se concentra en el intestino es el aire que hemos tragado mientras comíamos. Hay que comer de formas más pausada para evitar así la ingesta de aire.

– El sedentarismo. Al igual que pasaba con el estreñimiento no practicar ejercicio físico es una de las causas de los problemas estomacales. Haciendo 30 minutos de deporte al día mejoraremos este trastorno digestivo.

– Exceso de fibra en la dieta. Los alimentos con fibra son buenos para el estreñimiento pero en el caso de las verduras son difíciles de digerir causándonos gases. Hay que evitar alimentos como las coliflores.

– Los refrescos y bebidas con gas. Si tenemos gases estomacales y bebemos bebidas con burbujas solo agravaremos nuestro trastorno digestivo, es mejor tomar agua con las comidas.

– Toma infusiones. Plantas como la manzanilla, el anís, la hierbabuena, el hinojo o el jengibre nos ayudan a eliminar gases y mejorar nuestro problema. Por regla general las infusiones son muy útiles para los problemas digestivos.

Estreñimiento

El estreñimiento es uno de los problemas digestivos más comunes, se caracteriza por la imposibilidad de expulsar las heces durante un periodo de tiempo o hacerlo con mucho esfuerzo, a veces esto puede estar causado por la alimentación, por factores psicológicos o por una medicación, pero como con cualquier otro síntoma es importante ir al médico y que nos indique la causa concreta de este trastorno digestivo.

Si alguna vez sufres de estreñimiento puedes seguir estas recomendaciones:

-Consume alimentos con fibra. Una alimentación sana y equilibrada facilita que vayamos al baño con mayor asiduidad. Algunos alimentos están especialmente recomendados: kiwi, pera, ciruela, panes integrales, salvado de trigo, alcachofas, lentejas, higos. Por otro lado el consumo de carne roja está desaconsejado si sufres estreñimiento.

-Aumenta la ingesta de líquidos. Si bebes poca agua serás más propenso a sufrir problemas digestivos. Empieza a beber dos litros al día, también puedes tomar zumos e infusiones, pero hay que evitar el café.

-Gestionar el estrés. Si tenemos un ritmo de vida en el que no conseguimos relajarnos nuestra salud se ve afectada, sobre todo con problemas gástricos. Es importante intentar vivir de forma más relajada ya que el nerviosismo es una de las causas más comunes de los problemas digestivos.

-No lleves una vida sedentaria, haz deporte. La actividad física favorece una regulación intestinal y mejora los problemas digestivos.

extreñimiento

Diarrea

La diarrea es uno de los problemas digestivos más habituales, normalmente consiste en el aumento de número de deposiciones y en la menor consistencia de éstas. Habitualmente está causada por una intoxicación alimentaria o por un episodio de gastroenteritis, pero también puede ser un síntoma de la intolerancia a la lactosa o la celiaquía. Nuestro estado emocional también puede ser el desencadenante de un episodio de diarrea. La ansiedad y el nerviosismo suelen causar problemas digestivos.

A veces la diarrea va acompañada por fiebre y dolor abdominal por lo que hay que estar atentos cuando este trastorno digestivo dura varios días ya que puede provocarnos deshidratación. Los episodios de diarrea son preocupantes si la padecen niños y bebés o personas con otras patologías más graves.

Si la diarrea es provocada por un virus es difícil que la podamos evitar, pero en las ocasiones en las que la provocan alimentos contaminados si que podemos tomar algunas precauciones como beber agua embotellada, no consumir carne o pescado crudos, lavar y pelar la fruta antes de ingerirla, no tomar salsas que lleven huevo como la mayonesa y lavarse las manos antes de comer.

Si estamos sufriendo un episodio de diarrea tenemos que cambiar nuestra dieta por la conocida como “dieta blanda”, se trata de ingerir alimentos astringentes que ayudarán a restablecer la normalidad a nuestro sistema digestivo.

Estas son algunas de las pautas que hay que seguir en caso de diarrea:

-Toma bebidas isotónicas. Los minerales y el sodio que nos aporta esta bebida nos ayudan a recuperar la hidratación.

– Comer alimentos suaves como el arroz, patatas y zanahorias cocidas. Estos alimentos deben tomarse sin ningún condimento. Jamón york, pollo a la plancha, pan tostado, manzana, plátano.

-Evitar alimentos con fibra, fritos, alcohol, salsas y cualquiera que contenga grasas o especias.

Cuando nos encontremos mejor podemos ir incluyendo alimentos como el queso fresco y la tortilla francesa. Una vez recuperados de este trastorno digestivo reiniciaremos nuestra dieta habitual.

diarrea

Dispepsia

Este trastorno digestivo es más conocido como indigestión. Es uno de los problemas estomacales más comunes pero que normalmente es el síntoma de alguna enfermedad del aparato digestivo como la gastritis, la celiaquía, la intolerancia a la lactosa, la pancreatitis, la úlcera, o el cáncer. Otras de las causas de la dispepsia son algunos medicamentos como los antiinflamatorios, problemas emocionales como la depresión y la ansiedad o la sensibilidad de nuestro estómago.

Hay una serie de hábitos alimenticios que si los incorporamos a nuestra vida mejoran este trastorno digestivo:

-Tener un horario regular de comidas, una dieta rica en fibras, no comer picantes o alimentos muy especiados.

– Estrés, como en los problemas estomacales anteriores, no llevar una vida relajada es una de las mayores causas de trastornos digestivos.

-La vida sedentaria y el sobrepeso. Si hacemos alguna práctica deportiva nuestra salud se verá beneficiada, el ejercicio es básico para evitar los problemas digestivos.

-El tabaco y el alcohol son sustancias que a largo plazo desencadenan problemas gástricos por lo que hay que evitar su ingesta en la medida de lo posible.

Estos son algunos de los problemas digestivos más frecuentes, como recomendábamos al principio lo más conveniente en estos casos es que se recurre a un profesional médico que descarte una enfermedad del sistema digestivo.

Hay alimentos que aunque no estén desaconsejados no los asimilamos bien, por eso es tan útil nuestro test de A200. Este análisis clínico nos permite averiguar si somos alérgicos a algún alimento o presentamos una intolerancia alimenticia.

arroz cocido para problemas dig

Consulta con nosotros sin compromiso y te informaremos de todas las ventajas que tiene nuestro test. Tu salud te lo agradecerá.

Añadir al carrito